Abuelos viajeros

1383195_10151646833201759_1997534855_n
El abuelo germano

En el albergue del lago coincidí con dos abuelos de 66 y 67 años, de California y Alemania respectivamente, viajando en solitario por Tajikistán, aunque casualmente se encontraron por el camino y compartieron vehículo hasta allí.

Ambos habían visitado cientos de países durante su vida, y aún conservaban en su asombrosa memoria detalles vívidos sobre cada lugar. Aún no habían perdido ni un ápice de su espíritu viajero con la edad. El alemán estaba medio sordo, y ni con audífono lograba escuchar demasiado este rechoncho germano, que durante bastantes años había trabajado como Director de Desarrollo de las Naciones Unidas para Palestina. Algo así creo recordar.

El Californiano era un genio, simpático y sociable, que por espíritu era más joven que la mayoría de los allí presentes, incluido yo. Tenía una hija de 50 años, lo que quiere decir que la tuvo a los 16 años aproximadamente. Había sido farmacéutico, aunque no me quedó muy claro qué más había sido ni qué hacía exactamente en el presente, aparte de viajar durante unos cuantos meses por aquellos países cuyos nombres provocarían en gente de su edad comentarios del tipo: “¿Sarikistán? ¿Qué tas disiendo, eso e una midicina o eso qué e?”. En gente más joven, también.

Una lección de vida andante eran, demostrando que el que no lo hace es porque no quiere, y que nunca es tarde para darse un paseo por el lado salvaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s