Extrañas similitudes

Estando en Irán, en multitud de ocasiones me confunden por mi aspecto con un iraní más, y me preguntan por direcciones de calles o dónde está el aseo, hasta que les miro con cara de pan cateto, se ríen y van a preguntarle a otro. Es curioso. La gran ventaja es que nadie sospecha que sea turista, por lo que no me miran con fijación tal y como me ha estado pasando los dos meses y pico anteriores, disfrutando así de la gran tranquilidad que aporta el anonimato.

Foto 02-11-13 12 19 47 copia
Santuario del Imán Reza

Casualmente, el pañuelo que compré en el mercado afgano de Ishkashim y que siempre llevo al cuello a modo de bufanda, ha resultado ser el mismo que emplea en su vestimenta diaria un grupo de personas religiosas cercanas al gobierno iraní, y por consiguiente me confunden con uno de ellos. La barba es también un factor influyente a tener en cuenta.

Foto 02-11-13 12 14 26 copia
los fieles rezan sobre las alfombras, que cubren todo

Gracias a todo lo anterior tuve la suerte de vivir algo irrepetible, el Sábado por la mañana en el santuario del Imán Reza en Mashhad, el segundo punto de peregrinaje más importante en el mundo islámico tras La Meca. Cualquiera puede entrar al complejo, pero las zonas sagradas donde está, por ejemplo, la impactante tumba del Imán, están en teoría vetadas a los no musulmanes. Aunque suele haber excepciones dependiendo de cómo se haya levantado quien esté al cargo ese día. En mi caso, nadie me preguntó si yo era o no musulmán, simplemente porque todos daban por hecho que era iraní. Unos 10 millones de peregrinos venidos de todo el mundo lo visitan anualmente, trayendo consigo donaciones astronómicas; huelga decir que se mueve muchísimo dinero en torno al Imán Reza.

Miles de personas se amontonan alrededor de la tumba del Imán, en una amplia sala tapizada por cientos de miles de espejos que reflejan en todos los ángulos, cuidadosa y planificadamente, la luz proyectada por las despampanantes lámparas de araña creando una sensación de estar dentro de un diamante, durante las 24 horas del día, ya que el santuario no cierra nunca. La gente intenta por todos los medios tocar el fastuoso sarcófago construido de oro y pródigo en decoraciones: con sus manos, con trapos, con fotos, con sus hijos pequeños; todo vale. Esta imagen me recordaba inevitablemente a “El Rocío”, ya que la gente se vuelve loca con la misma impetuosidad homicida.

Los fieles rezaban entre lágrimas pidiéndole al Imán que intercediera por ellos ante Allah, y se alejaban al cabo de un rato andando de espaldas para guardarle respeto al difunto hasta desaparecer por el fondo de la sala empujados por la corriente humana que saturaba la estancia hasta límites claustrofóbicos. Pocas veces en mi vida me he enfrentado a una atmósfera tan saturada de energía, donde la emoción se olía y respiraba, como si el aire dentro de la cámara viniese de otro planeta, y viendo las caras compungidas de las gentes uno no podía dejar de percibir inconscientemente que estaba ante algo cuya inmensidad supera la lógica humana, yendo más allá, saltando al terreno de los miedos, del más allá, de las esperanzas alentadas por necesidades irresolubles que requieren de una entidad superior para ser solventadas.

Foto 02-11-13 19 02 21 copia
Foto 02-11-13 19 02 21 copia

De la desesperación, de la fe ciega, de las creencias primitivas que arrastramos desde el principio de los tiempos en busca de respuestas a conceptos inalcanzables por su profundidad e imposibilidad de ser corroborados. El mismo día por la noche tuve que volver para vivirlo una vez más, y nunca parecía ser suficiente. Hoy en día solo el fútbol es capaz de mover masas emocionadas de gente con la misma intensidad.

Foto 02-11-13 19 01 04 copia
tumba del Imán Reza

La Semana Santa en España se vive de forma similar, demostrando lo idénticas que son las necesidades y miedos entre los seres humanos de cualquier parte del mundo, pero lo descrito en este lugar acontece durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 12 meses del año sin interrupción. Una experiencia que pone los pelos de punta a cualquiera, sea o no sea creyente.

Foto 02-11-13 12 13 23 copia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s