¡Tírate!

Cuando la duda y el miedo te asaltan y paralizan dejándote sin decisión, perdido, sin saber lo que quieres llevar a cabo; a dónde quieres ir, o el para qué; ni el cuándo, el cómo o el por qué: ¡tírate! Tírate, insisto. Sin pensarlo demasiado, avanza y no te pares. Camina. Porque una vez tus pies empiecen a andar el camino, cruzarás esquinas que te mostrarán nuevas perspectivas, verás puertas abiertas donde antes solo había paredes, te cruzarás con gentes donde no esperabas encontrar a nadie. También surgirán nuevas calles que caminar, factibles de atraerte aún más que las atisbadas en un primer momento. Pero solo llegarás a ellas si te atreves a tirarte. Desde mi avión en los cielos, miraba los árboles y la tierra sucederse por abajo, y me decía: ¡tírate!, saltando sin dudar. A veces hay miedos que no se pueden racionalizar, hay que lanzarse a sus brazos sin más.

Una vez tus pies empiecen a andar hacia un destino concreto, sea cual sea, ya no importarán las dudas anteriores. Se esfumará el disgusto ante el frío, porque ya habrás entrado en calor; desaparecerá la pereza ante el calor, porque ya no pararás hasta llegar a tu siguiente destino y poder refrescarte de nuevo. Los miedos también se irán, pues lo desconocido dejará de serlo a cada paso, y la curiosidad crecerá fuerte, imparable, impulsando tus pies con la vitalidad que la indecisión coarta.

Una vez tus pies empiecen a andar, la decisión tomada te hará sentir confianza en ti mismo y tus opciones, mientras que la vacilación solo te socava el ánimo minuto a minuto sin llevarte a ninguna parte. En movimiento, no estarás malgastando tu tiempo, pues todo camino conlleva experiencias vividas, mejores o peores, pero sin duda preferibles a la gran pérdida que supone la inmovilidad.

Una vez tus pies empiecen a andar, todo tu cuerpo florecerá de nuevo, volverás a sentirte activo y te adaptarás con más facilidad a este juego de tomar decisiones importantes, cogiéndole el truco, sintiendo cómo tu vida está en tus manos y te pertenece enteramente. Te arrepentirás de no haberte tirado antes, de haber huido del riesgo por temor a perder cosas o personas que realmente no eran tan importantes. Sentirás pena al mirar atrás y recapacitar sobre el invaluable tiempo desaprovechado analizando los pros y los contras sin llegar a conclusión alguna.

Una vez tus pies hayan andado, te alegrarás del camino recorrido, de la gente conocida, la cultura adquirida, las maravillas observadas y la madurez lograda. Sobre todo, meditarás sobre tu vida anterior y la observarás como algo ajeno, porque ya habrás cambiado para siempre. Pero esto no lo sabrás hasta que tus pies empiecen a andar.

Anuncios

3 pensamientos en “¡Tírate!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s