La isla colonial de Gulangyu

Publicado en Diario del Viajero

Más de mil casas coloniales, además de mansiones, iglesias, consulados, hoteles y hospitales, componen suficiente material para los amantes de la arquitectura o para todo aquel que guste de pasear entre edificios históricos. A parte, un buen surtido de jardines y parques con multitud de árboles y esculturas se reparten por la isla. Las playas con vistas a Xiamen, considerada por muchos la ciudad más bonita de China, completan un surtido único en este país asiático.

2
Estatua de Koxinga

Por todo lo anterior será que es uno de los destinos predilectos entre los propios turistas chinos, aunque un desconocido aún para el extranjero. Con abundante vida colonial ya por el año 1880, en las calles de la pequeña isla de Gulangyu (dos kilómetros cuadrados) se congregaron ciudadanos de hasta trece nacionalidades distintas. Gulangyu está situada a varios cientos de metros de Xiamen, ciudad insular adyacente a la China continental. Al otro lado, aunque mucho más lejos, se encuentra Taiwan.

Lugares con encanto que visitarás en la isla son la Estatua de Koxinga, héroe chino de antaño; el jardín de Shuzhuang junto con el Museo del Piano; el punto más alto de la isla, Sunlight Rock, un mirador desde el que divisaras toda la isla y parte de Xiamen al otro lado; amen de varios museos menores y jardines distribuidos por toda la isla. Existe un ticket conjunto por 120 yuanes que da acceso a los principales sitios. De otro modo tendrías que abonar entradas individuales. Se rumoreaba sobre una posible entrada única para acceder a la isla y todos sus espacios en el futuro.

DSC_0211
Union Church, del año 1863

Tan interesante como la arquitectura y las vistas, es el observar el comportamiento de los chinosen el lugar. Estos generalmente acuden en masa a la isla, dentro de grupos turísticos de los de guía portando bandera y chirriante megáfono a toda potencia. Los encontrarás invariablemente tomándose fotografías en graciosas poses, mostrando sus dedos en signo de victoria. Otra característica que destaca es su ánimo compulsivo por comprar sombreros de los más curiosos colores y diseños.

Como todos hemos oído, día tras día aumenta el número de turistas en China a causa del enriquecimiento y aumento de la clase media del país, por lo que Gulangyu puede ser agobiante durante fines de semana o días festivos. Nada recomendables, sobre todo, las peloteras que se pueden montar para tomar el ferry. Cualquier otro día, si te pierdes por los callejones del interior de la isla, podrás salirte de enjambre de turistas con facilidad. La isla se ha convertido, de hecho, en uno de los destinos preferidos por las parejitas, considerándose uno de los lugares más románticos de China, ideal para los enamorados.

Otra característica de la isla, que viene de la mano del gusto del turista chino, son los cientos de coffee shops y restaurantes orientados al turista, que se multiplican como setas por las calles principales de Gulangyu, aprovecha y descansa tomándote un té chino, o un té con leche, como me gusta a mí. McDonald’s también ha llegado al lugar, para el que no disfrute de la comida china. Igualmente desorbitante es la cantidad de tiendas de souvenirs, especialmente de sombreros, como ya dije. En las playas encontrarás un montón de sombrillas, pero no ancladas en la arena sino llevadas en las manos de las mujeres que intentan mantener blanca su piel a toda costa.

DSC_0250
Vistas de Xiamen desde Gulangyu

Dentro de la isla no se permite el tráfico rodado más allá de algunos coches eléctricos para turistas, lo cual la convierte en un destino idílico si tenemos en cuenta el alocado y contaminante tráfico que asola las ciudades chinas. En este sentido, tanto Xiamen como Gulangyu, especialmente ésta última, tienen unos niveles de polución envidiables debido principalmente a su carácter insular. El ruido de los coches es suplantado por la melodía de los pianos, la cual escapa a través de los altavoces que salpican la isla. Esta isla es también llamada “Piano Island”.

El precio del ferry es un euro para el trayecto de ida y vuelta (de 5:30 a 00:00), aunque circulaban rumores de que éste subiría pronto. La entrada a la isla en sí es gratuita, aunque espera encontrarte cambios y subidas de precios. Para llegar al muelle desde donde sale el ferry en Xiamen, si vas en autobús, puedes subirte a los números 2 o 29, si estás en la zona de la Univerisidad de Xiamen. Si estás en otra zona, toma cualquier bus que se dirija a la parada de Lundun. Los taxis son muy baratos, sobre todo si vais varias personas. Si no hablas chino dile al taxista únicamente la palabra “Gulangyu” (pronunciado “Culanlliu”), que seguro que te lleva al muelle.

Dentro de la isla hay multitud de hostales (incluidos un par de Albergues de Juventud Internacionales bastante asequibles), así que es recomendable quedarse una noche y aprovechar las primeras horas de la mañana al día siguiente para ver los lugares principales con cierta tranquilidad. Eso sí, la isla, como ya dije, es extremadamente renombrada en China y tendrás que reservar con antelación si quieres encontrar una cama disponible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s