Bucarest en imágenes

DSC_0181 copia
Este señor fue el culpable de todo, Vlad Tepes “el empalador”, también conocido popularmente como Drácula. Él creó un palacio y una fortaleza en Bucarest cuando ésta solo era un pueblo no demasiado importante.

DSC_0053 copia
Bucarest ha sufrido muchas guerras, terremotos y demoliciones comunistas, por lo que apenas quedan resquicios de antigüedad en la ciudad. Salvo alguna que otra iglesia ortodoxa.
DSC_0061 copia
En Rumanía siguen siendo relativamente devotos, y es usual encontrar rumanos rezando en cada iglesia a la que vayas. Como se puede observar, los altares están muy recargados.
DSC_0152 copia
Un hecho curioso, que se da también con la iglesia de la imagen, es que Ceaucescu, el dictador comunista que transformó la ciudad, movió sobre sus cimientos más de una decena de iglesias. Destruyó barrios enteros para hacer hueco a sus fantasías arquitectónicas, pero topó con la iglesia irremediablemente. Las imágenes sobre cómo movieron las iglesias, a veces solo algunos metros, son muy curiosas.
DSC_0182 copia
Otra curiosidad es el toque otomano de alguna de estas iglesias ortodoxas rumanas. Recuerda un poco a Andalucía, sin duda.
DSC_0185 copia
No es lo que parece.
DSC_0108 copia
El resto de la ciudad es más reciente, o de época de entre guerras -cuando a los rumanos les dio por copiar el estilo parisino-, o comunista, así como totalmente moderno.
DSC_0115 copia
El edificio de la Banca Nacional de Rumanía es de un estilo muy europeo.
DSC_0146 copia
Podría ser Francia o Alemania perfectamente.
DSC_0220 copia
El Ateneo Romano -o Rumano-, una sala de conciertos de bonita factura.
DSC_0222 copia
En la fachada principal hay algunas pinturas de dirigentes rumanos. Estos dos se llevaban a matar, por eso les pintaron a cada uno mirando para un lado distinto.
DSC_0218 copia
Existe también una serie de esculturas curiosas, de las que los rumanos se ríen por no llorar. En esta, el caballo parece que fuera a soltar una ventosidad en ese justo momento.
DSC_0215 copia
Esto es un obelisco con un trozo de “algo” en mitad. Supuestamente simboliza el renacimiento de la nación rumana después del comunismo. Ellos lo llaman algo así como “la patata pinchada en un palo”.
DSC_0192 copia
¿Qué es eso que sale por la izquierda, por qué las manos no tocan a la loba, por qué ésta tiene las patas como si estuviera en el suelo pero está volando, qué clase de improvisación fue esa?
DSC_0162 copia
Este reloj situado en la Plaza Unirii me pareció muy parisino. De hecho, en Bucarest tienen hasta su Arco del Triunfo al estilo francés.
DSC_0154 copia
Por otro lado, el nombre de esta calle me pareció realmente griego, así como el diseño muy andaluz, quizá influenciado por los otomanos al igual que nosotros estamos influenciados por los árabes.
DSC_0244 copia
El hostal donde me quedé se llamaba Antique Hostel, y estaba en un vetusto edificio.
DSC_0211 copia
No tan viejo como la fachada de este edificio, que parecía no haber recibido cuidados en décadas. Estaba a la venta como anuncia el cartel de la parte superior.
DSC_0202 copia
El Grand Hotel do Boulevard es un hotel lujoso en pleno centro de Bucarest. Nunca abrió, porque el viejo edificio que lo sobrepasa por detrás está en tal estado de deterioro que no le dan el permiso para abrir. Tampoco lo venden sus dueños, por lo cual el hotel está terminado y vacío hasta que se encuentre una solución al dilema.
DSC_0243 copia
Asomarse a cualquier callejón implica encontrarse con edificios con fachadas descuidadas, callejones oscuros, con una enmarañada red de cableado cruzando en todas direcciones.
DSC_0195 copia
Pero hace tiempo ya que la modernidad ha empezado a abordar a la anticuada Bucarest.
DSC_0047 copia
Ésta fue la primera imagen que tomé en Bucarest, lo que vi nada más llegar. Todo un centro comercial capitalista al más puro estilo. No era precisamente lo que esperaba encontrarme en Rumanía.
DSC_0411 copia
La moda, sin embargo, no es idéntica a la nuestra. En Bucarest está de moda llevar los vaqueros totalmente rajados.
DSC_0100 copia
También gigantescos H&M…
DSC_0212 copia
Y Porsche de alta gama…
DSC_0084 copia
Un sector de la población tiene su buen nivel adquisitivo, y gusta de gastar, ir a la última, y pasar el tiempo en bares y discotecas. La mayoría están situadas en las calles del centro, las de mejor ver.
DSC_0080 copia
Podría ser una terracita de Málaga.
DSC_0139 copia
Prometo que no era Málaga, sino Bucarest.
DSC_0143 copia
Una cervecería alemana, de los lugares más famosos del centro de Bucarest.
DSC_0157 copia
Por la noche las calles se animan más, con gente dándolo todo por la fiesta.
DSC_0363 copia
Las calles se llenan a rebosar por la noche.
DSC_0333 copia
En esas mismas calles de bares y restaurantes para toda la familia, se abren hueco una serie de “night clubs” de dudosa moral católica. Éste es el más llamativo: el kinky girls.
DSC_0345 copia
Parece una bruja subida a la escoba, pero no… es otra cosa. Aviso ya de que no entré a ninguno, así que nos quedaremos con la duda de saber lo que había por dentro.
DSC_0089 copia
Hot touch massage. Más claro imposible.
DSC_0091 copia
Bicicleta night club. Súbete y pedalea.
DSC_0095 copia
Barbero nights, con mozas bailando con escasa ropa en las ventanas.
DSC_0103 copia
Tugurios en un callejón que ofrecen masajes a moteros.
DSC_0121 copia
Love me massage, anunciados a 80rom, unos 18 euros.
DSC_0313 copia
De noche, aunque también por el día, tienen mucha demanda estos puestos de snacks con barra hacia la calle. Una de las especialidades es una salchicha metida dentro de un bollo de pan -no asoma por fuera-, con todo tipo de condimentos en su interior: queso, champiñones, aceitunas, etc.
DSC_0304 copia
También venden pizza por porciones y otro tipo de bollería rellena de diversos ingredientes.
DSC_0314 copia
Un ejemplo, aunque en este caso era solo de aceitunas y queso.
DSC_0236 copia
Otro alimento muy característico de Rumanía es la polenta, una masa hecha a base de maíz triturado.
DSC_0308 copia
En estos puestos callejeros es muy usual encontrarse a señoras mayores pidiendo dinero a los que van o vienen de comprar algo.
DSC_0414 copia
Igual que ocurre en muchos Mercadona de España… e igualmente triste.
DSC_0142 copia
No se ve mucha pobreza, pero generalmente son siempre mujeres de edad avanzada que, casi con toda seguridad, se han quedado viudas y desamparadas.
DSC_0252 copia
Esta mujer andaba gritando por la calle, a los coches, a la gente, al aire. No me gritaba a mí, sino simplemente al universo.
DSC_0135 copia
Mucha gente se gana la vida en la calle, tocando el violín, haciendo cualquier tipo de actuación, teatro, vendiendo globos o lo que encarte.
DSC_0260 copia
Muchas otras personas mayores, la mayoría y en cantidad, se reune en los parques a jugar al dominó , al ajedrez o a las cartas.
DSC_0224 copia
Otros les echan de comer a las palomas. La gente mayor se parece mucho, sin importar el país del mundo al que vayas.
DSC_0410 copia
El bulevar Unirii es otro lugar de paseo y relax, a la sombra de la arboleda que lleva hasta el Palacio del Parlamento.
DSC_0381 copia
Para saber más sobre esta desproporcionada construcción, mejor pinchar sobre la imagen para leer el correspondiente artículo.
DSC_0382 copia
Infinidad de ventanas. Me preguntaba qué o quién habría detrás de ellas, y poco después pude comprobar que detrás de la mayoría no había absolutamente nada.
DSC_0399 copia
También en el Palacio del Parlamento, el balcón desde donde Michael Jackson la cagó diciendo Budapest en lugar de Bucarest.
DSC_0395 copia
Nicolae Ceauşescu se hace un autoretrato en el balcón.
DSC_0160 copia
Cae la noche, roja, en Bucarest.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s