Archivo de la categoría: Turkmenistán

Welcome to The Islamic Republic of Iran

Ashgabat era un gigantesco cuarto de baño de mármol, con decenas de construcciones mastodónticas de un perfecto blanco nuclear flanqueadas a su vez por militares en cada esquina. No permitían hacer fotos si se trataba de un edificio gubernamental, los cuales eran la mayoría y, en cualquier caso, siendo extranjero con cámara de fotos en una dictadura tan férrea como la turkmena, comparable a la norcoreana, las miradas de la milicia policial no me invitaban a pasear alegremente por las calles. El paso a la preciosa zona del Palacio Presidencial, la más destacada de la ciudad, estaba cerrada a cal y canto, y unos militares me cerraron el paso en plena calle instándome a dar media vuelta. Seguridad total, miedo ninguno, pero desgana máxima.

Seguir leyendo Welcome to The Islamic Republic of Iran

Anuncios

La Puerta del Infierno

Desde el norte de Turkmenistán, donde pasé la noche, cogí un taxi compartido que atravesaba el país de norte a sur, finalizando el trayecto en la capital, Ashgabat. No obstante, mi idea era apearme del vehículo en un punto indeterminado de la carretera a mitad de camino, en mitad del desierto, desconociendo si habría allí refugios o personas que me pudieran ayudar en mi projecto aventurero de visitar una de las más despampanantes barbaridades que la URSS y la grandiosidad de la naturaleza han acertado a concebir. Seguir leyendo La Puerta del Infierno

Visados en Dushanbe

“Me sentía perdido, en parte debido al cansancio de casi dos meses de viaje, la soledad y el estado de frustración al ver que no había nada que yo pudiera hacer ante este problema. Salvo esperar”.

Seguir leyendo Visados en Dushanbe

Un nuevo camino

Mañana emprendo una nueva travesía de mi vida. Planeo viajar durante unos cuantos meses, visitando lugares cuyo nombre apenas puedo pronunciar, y países que hace unas semanas ni siquiera podía situar en un mapa. Ahora el sentimiento de partir me atrapa. Es una sensación similar a estar perdiendo algo, pues todo lo que hasta hoy era mi vida, mañana solo será el pasado, que quedará zanjado para siempre en una tierra donde viví una de las etapas más importantes de mi camino vital.

Siempre me ahogan estos sentimientos cuando viajo: felicidad y emoción cuando llego, pena cuando me marcho. Pero así es la misma vida, en una sucesión permanente de nuevas cosas que vienen mientras las viejas les dejan hueco.

Hoy estoy triste, pero con la confianza de que mañana solo estaré entusiasmado.