Archivo de la categoría: Kurdistán

Sorpresas de frontera

“[…] hasta en España hubiera hecho saltar a los albañiles de sus andamios para lanzarle los piropos más impropios que hayan salido jamás de una boca con destino a la autoridad. Aquello sí que era un cuerpo, y no el de la Guardia Civil. En realidad, ella venía a ser ambas cosas al mismo tiempo…”. Seguir leyendo Sorpresas de frontera

Algo huele a podrido en Sanandaj

Mi experiencia global en el Kurdistán iraní ha sido excelente, primorosa, pero tengo que exponer un hecho que me ha embargado de estupefacción. Como digo, en el Kurdistán iraní -lo que voy a explicar no me ocurrió en el Kurdistán turco-, cada vez, y quiero decir todas y cada una de las veces que me dirigí a un kurdo por cualquier motivo, estos, antes de siquiera saludar hello me inquerían de forma directa e innecesaria por mi nacionalidad. Curioso, ¿no? Seguir leyendo Algo huele a podrido en Sanandaj

Mercado especializado

En Sanandaj, ciudad del Kurdistán iraní, presencié un mercado un tanto peculiar. Por allí no se habían impartido muchas clases de marketing moderno, ni deberían tener demasiado éxito las grandes cadenas internacionales de supermercados. Su forma de vender olía a antiguo, sabía a tradición, y con seguridad se mantenía intacta pese al transcurrir de los siglos.

DSC_0691
Los que vendían berenjenas, tomates y lechugas

Seguir leyendo Mercado especializado

Palangan

Era una obligación visitar el Kurdistán iraní, sin importar cuán lejos estuviera. Sin importar, de hecho, que fuesen 9 horas en un autobús de línea en dirección sur, saliendo a las 21:00 y llegando de madrugada a Sanandaj, en el oeste de Irán. Sin importar, tampoco, que dos días después fuera necesario regresar al lugar de partida, Tabriz, deshaciendo otras 9 horas por el mismo camino, ésta vez hacia el norte. Me tiré. ¿Por qué no? Seguir leyendo Palangan