Archivo de la etiqueta: desierto

Moscas en el desierto de Wadi Rum

“No paraban de llegar, de revolotearme, de posarse dentro de mis orejas, en las comisuras de mis labios y mis ojos en busca de mis húmedas mucosas, de engancharse entre ellas con finalidades reproductivas delante de mis narices, sobre mi comida. Me estaban tocando mucho las pelotas ya, aquellas moscas”. Seguir leyendo Moscas en el desierto de Wadi Rum

Anuncios

Garmeh, un oasis en el desierto iraní

“Tranquilamente empezó a golpearlos con las palmas de las manos, con los ojos cerrados, ensimismado. Poco a poco iba cambiando el ritmo, la fuerza con la que golpeaba, o pasaba a frotar la boca de los jarrones de barro produciendo un peculiar sonido en la fricción, o los agarraba instantáneamente para elevarlos lo suficiente como para que produjeran un rítmico sonido al chocar contra el suelo. Así creaban su música en Garmeh, con dos jarrones”. Seguir leyendo Garmeh, un oasis en el desierto iraní

El Cañón de Palo Duro, Texas

Publicado por mí en Diario del Viajero

Bajo este nombre tan peculiar y gracioso de Cañón de Palo Duro se esconde el segundo cañón más importante de los Estados Unidos de América, justo detrás del archiconocido Gran Cañón del Colorado. Se extiende en Texas a lo largo de 193 kilómetros de terreno, que ya son kilómetros. Alcanza un máximo de 32 kilómetros de anchura durante su curso, y hasta 304 metros de altura en algunos puntos. Seguir leyendo El Cañón de Palo Duro, Texas

Cadillac Ranch

Publicado en Diario del Viajero

Imagínate que vas conduciendo tan ricamente por la autovía, recorriendo la Ruta 66 camino de Los Ángeles, únicamente rodeado por un uniforme manto ocre que lo abarca todo en torno al asfalto. Por algo la ciudad más cercana se llamaba Amarillo. De repente, unos cien metros más allá ves aparecer los chasis de diez Cadillac enterrados de punta. Y te bajas a mirar. Seguir leyendo Cadillac Ranch

Colarse con respeto

A veces los mejores momentos esperan tras acciones de dudosa legalidad, y yo lo veo bien siempre y cuando se haga de forma civilizada y no haga daño a nadie. Seguir leyendo Colarse con respeto

Muy salao

Dejé atrás Mashhad con destino sur Suroeste: me disponía a cruzar el árido desierto llamado Dasht-e Kavir, un lugar inhóspito, seco como una rusa guapa, donde en verano se llegan fácilmente a los 50 grados y en Enero la temperatura media es de 22. Pues bien, la noche que llegué yo, llovía tela. Seguir leyendo Muy salao

La Puerta del Infierno

Desde el norte de Turkmenistán, donde pasé la noche, cogí un taxi compartido que atravesaba el país de norte a sur, finalizando el trayecto en la capital, Ashgabat. No obstante, mi idea era apearme del vehículo en un punto indeterminado de la carretera a mitad de camino, en mitad del desierto, desconociendo si habría allí refugios o personas que me pudieran ayudar en mi projecto aventurero de visitar una de las más despampanantes barbaridades que la URSS y la grandiosidad de la naturaleza han acertado a concebir. Seguir leyendo La Puerta del Infierno